Ideas para regalar a una embarazada (pensando en ella)

Cuando una mujer se queda embarazada y lo anuncia, la gente de alrededor suele comprar cosas para el bebé: patucos, bodys, chupetes… Esto está muy bien, pero… ¿y ella qué? No hay que olvidarse de sus necesidades, y hay un montón de cosas que pueden irle de maravilla. Como me dijo mi madre cuando yo estaba embarazada de Indira: “mi niña eres tú, de la que viene en camino ya tendré tiempo de enamorarme”. Así que si tienes una embarazada cerca, mímala, házle regalos para ella también. Para el bebé va a recibir muuuuchos.

Aquí mis ideas para regalar a una embarazada

(Pensando en ella, claro está; a todas las cosas que puedes regalar a una personita que acaba de nacer, o a sus papis para hacerle la vida más fácil, le dedicaré otro post):

  • Cojín de lactancia. Esto es un must, hablando en modo bloguera-trendy-fashion. Vale, modo off. En serio, el cojín de lactancia es (y sigue siendo) el utensilio más utilizado y rentabilizado. Me lo regaló mi hermana Laia sobre la semana 20 de gestación y sigo durmiendo con él. Cuando estás embarazada lo usas para dormir mejor (ay, bendito el momento en que te metí en mi cama) -las parejas no sé si pensarán lo mismo, pues pasaréis a ser 3). Con la barriga no es fácil encontrar la postura para relajarse y yo con él pude dormir perfectamente las cálidas noches de verano. Y cuando el bebé ha nacido, va genial para darle de mamar, para ponerle encima (a modo de nido), para hacer de barrera protectora en la cama… Hay varios modelos y medidas, para mí es importante que sea de cuerpo entero (para abrazarlo mejor) y desenfundable. El mío no ha perdido consistencia pese al uso.
  • Ropa premamá. Si no quieres arriesgarte, hazle un vale. Pero toda embarazada va a necesitar adaptar un poco su armario. Tampoco hay que volverse loca, yo aproveché casi toda mi ropa “normal”, excepto los pantalones, que fue de las primeras cosas que empezaron a no abrocharme. Si es verano, los vestidos y blusas anchas van fenomenal para ir cómoda. Mi madre y mi hermana me regalaron para mi cumpleaños un kit entero de embarazo en cuanto a ropa se refiere: vestidos, leggings, sujetadores, camisas… jeje! Lo bueno de la ropa premamá es que cuando nace la criatura la sigues usando un tiempo (hay camisetas de embarazo que ya están preparadas para que puedas dar el pecho; y hasta que el cuerpo vuelve a su sitio… necesitas ir cómoda).
  • Un par (o tres) de sujetadores. Mención aparte merecen los sostenes. Los pechos crecen y se ensancha todo. Y en este momento de la vida lo que más necesitas, por si todavía no te has dado cuenta, es la comodidad. NO hay cosa que menos soporte que ir con un sujetador que me apriete. Me entra hasta mala leche. Así que desde el principio me hice con 3 sujetadores básicos, cómodos, sin aros ni copas ni nada, y me acompañaron tooodo el embarazo (hay una cadena muy conocida de ropa interior que hace 2×1 muy apañaos). Hay personas que se los compran ya de lactancia, pero yo no lo recomiendo, porque no sabes cómo va a quedarte el pecho después de la subida de la leche (ya tendrás tiempo, tranquila).
  • Una buena crema antiestrías. Reconozco que no había pensado en ello, pero mi cuñada Ainhoa, el mismo día que le anunciamos el embarazo me dijo: ya mismo ves a la farmacia a por ella. Y se lo agradezco porque no me ha quedado NI UNA estría.
  • Una chapita de “bebé a bordo”. Mis cuñados Mireia y Jesús viven en Londres, y se ve que ahí es muy común ver a las embarazadas con una chapa con el “baby on board”. Así no hay situaciones incómodas y la gente en el transporte público te cede el asiento. Es un regalo muy original y para mí fue muy útil. Aquí en el transporte público la gente entra en modo disimulo total y no se da por aludida (esto merece un post).
  • Un cinturón adaptado para el coche. A nosotros nos lo prestaron Leo y Sara, y nos fue genial. Es importante velar por la seguridad; y con la barriga, el cinturón podría hacerte daño en caso de frenazo o golpe.
  • Un llamador de ángeles o “atrapa ángeles”. El típico cascabel que llevan las embarazadas. Me lo regaló Xavi y me hizo muchísima ilusión. Dicen que emite un suave sonido que calma al bebé; también se dice que da protección a quien lo lleva… yo me lo puse porque me gustaba y punto. Eso sí, también hay quien dice que puede dar problemas a la hora de que el bebé se gire. Yo por eso, por si acaso, lo fui bajando a medida que fue avanzando el embarazo. Nunca se sabe…
  • Clases de preparación al parto en un buen centro. Como expliqué en otro post, Laia me regaló las clases de preparación al parto en un centro fisioterapéutico y no me pudo ir mejor. También puedes mirar sesiones de yoga, para mí imprescindibles también.
  • Relacionado con el punto anterior, una pelota hinchable para hacer ejercicios de preparación al parto. También es uno de los objetos amortizables, pues puedes sentarte encima de la pelota una vez ha nacido el bebé para calmarlo en el vaivén de la pelota. Y ya cuando es más mayorcit@, tiene un juguete más. Las venden en la cadena de tiendas de deportes por excelencia (en la que por cierto trabajé una temporada mientras terminaba la carrera).
  • Gel de masaje refrescante. Las piernas se hinchan. Los pies se hinchan. Todo se hincha. Y no hay nada más placentero que un gel fresquito para hacer masajes a última hora del día… bueno, para que te los hagan. ;-P
  • Un abanico. Fundamental para pasar los calores embaraciles sin morir en el intento. O para cruzar el quilométrico túnel del metro de Paseo de Gracia con un bombo de 8 meses.
  • Pinturas corporales para pintar la barriga, o una sesión de belly painting. Momento único para vivir con tu pareja, si tiene dotes artísticas. Y si no, puedes acudir a un@ profesional.
  • Sesión de fotos. Para recordar este momento tan especial en la vida. Sé de una fotógrafa que ofrece packs que incluyen fotos en distintos momentos, para ver la evolución, y también ya con la criatura.
  • Un diario de embarazo. Hay uno de la empresa molona (MrW…) que es PRECIOSO, con espacio para poner fotos, sensaciones, ecos, pegatinas, etc. Es un recuerdo bonito y que seguro que con el tiempo le gustará volver a mirar.
  • Una carpeta o carpesano para ir guardando toda la documentación, informes, analíticas, ecografías que irá acumulando a lo largo del embarazo.
  • Una agenda. Sí, mi nivel de despiste máximo llegó a su cúspide estando preñada. Toooooodo se me olvidaba. Y aún no me he recuperado. XD
  • Hay muuchos libros interesantes para regalar a una mujer embarazada. Infinitos. Así a bote pronto recomendaría leer a Carlos González o Rosa Jové. Pero en realidad creo que lo que mejor le irá será reír, troncharse de risa y reconocerse en las viñetas de Agustina Guerrero en La Volátil, mamma mía!. Gran regalo también de mi hermana que me reportó momentos de hilaridad y también de llorera a moco tendido.
  • Su plato preferido. O aquél por el que haya desarrollado una pasión repentina (suele pasar). Recuerdo que mi suegra me cocinaba siempre “de capricho”. Y yo feliz. O el Jose, que con cualquier plato que me preparara después era un festival de patadas de Indira en señal de agradecimiento y satisfacción (estoy segura que ahí empezó su gusto por la comida).
  • Un vale por una GRAN dosis de paciencia. Más que paciencia empatía, comprensión, no tener en cuenta si te tira un moco o está más irascible. El embarazo conlleva un cóctel de hormonas que nos hacen estar en una montaña rusa, así que… regala paciencia y te lo agradecerán.

 

Estas son mis propuestas… ¿se te ocurren otras? ¡Cuenta, cuenta!

 

Y mientras tanto Indira… Babea mi hombro, canta TA-TA-TA-TA, intenta morderlo todo, persigue el ratón. La dejo en el suelo, ¡ya se aguanta bien sentada!, se entretiene con mi chancla. Me la como.

7 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Gemma Riba dice:

    Molt útil Tati! 🙂

    Le gusta a 1 persona

    1. petitaindi dice:

      Jeje! Gràcies bonica! 🙂

      Me gusta

  2. almademami dice:

    Muy buenas ideas!! Eso si hay cosas muy personales yo siempre le preguntaría a la mama a ver que prefiere!! 🙂

    Me gusta

    1. petitaindi dice:

      ¡Gracias! Sí, claro, siempre con la aprobación de la mami! Siempre está si no la opción “vale por…” 😉

      Me gusta

  3. Buenísimo el post! Te sigo, si no te importa 😉

    Le gusta a 1 persona

    1. petitaindi dice:

      ¡¡Muchísimas gracias!! Yo también te sigo! 😉

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s